Under-Armour

Si eres corredora: ¿Por qué deberías apuntarte a un gimnasio?

Las corredoras tienen tendencia a correr, correr… y olvidarnos de todo lo demás. Aunque luego nos lamentamos cuando no mejoramos. En el gimnasio puede estar la clave. Si entrenar la fuerza resulta fundamental para cualquier corredor, mucho más las mujeres, que estadísticamente tienen menor porcentaje de masa muscular y niveles menores de fuerza que los hombres. La buena noticia es que los resultados positivos del entrenamiento de fuerza no se hacen esperar. ¿Por qué no pruebas este año a apuntarte al gimnasio? Si todavía dudas, aquí van unas cuantas buenas razones:

1. MEJORAR TUS MARCAS 

La velocidad es la capacidad de realizar acciones motrices en el menor tiempo posible. Depende en gran medida de la fuerza y por lo tanto tiene una relación directa con tu sistema muscular. La conclusión es sencilla: ganar fuerza es una de las maneras más sencillas, y más frecuentemente olvidadas, de mejorar como corredora. Es más, un trabajo muscular bien dirigido puede mejorar también tu resistencia a los esfuerzos musculares prolongados.

2. NO TE VAS A PONER “DEMASIADO FUERTE” 

Este miedo es muy frecuente entre algunas deportistas, pero carece totalmente de fundamento: en las mujeres, las hormonas y nuestra composición corporal hacen muy difícil que se produzca un desarrollo muscular excesivo. Para que una mujer desarrolle su musculatura de un modo notable son necesarios años de entrenamiento, esfuerzo y estilo de vida especialmente dirigidos a ese objetivo.

3. NO TE VA “A PESAR” 

Sí que es posible que al empezar tu entrenamiento de fuerza pierdas algunas sensaciones al correr. Incluso que ganes un poco de peso, pero no será de grasa, sencillamente tus músculos al activarse se llenan de agua y energía. Están mejor preparados para la acción. Todo esto es normal. Una vez empieces a asimilar el trabajo, volverán las buenas sensaciones y te encontrarás más rápida e incluso más resistente. No olvides que muchas veces fallamos en las distancias largas precisamente por falta de resistencia muscular.

4. PARA COMPENSAR 

Con el entrenamiento de fuerza evitarás lesiones derivadas de la posición de carrera, que tonifica algunas zonas y deja sin tono a otras. Es una especie de tarea de compensación que no debes dejar de hacer si quieres mejorar como corredora.

5. PREVENIR LESIONES 

Si no te quieres lesionar tienes que estirar correctamente y fortalecer con trabajo de fuerza los grupos musculares que menos intervienen en la carrera. Los abdominales son imprescindibles, pero no son el único grupo muscular que debe trabajar una corredora. Apúntate al gimnasio para paliar esos desequilibrios.

6. POTENCIAR TU METABOLISMO

Una musculatura activa consume más calorías… no sólo durante tus entrenamientos. El trabajo de fuerza aumenta el gasto metabólico durante toda la jornada. Si quemas más calorías cuando entrenas, cuando duermes, en el trabajo… gracias a tu nueva musculatura activa, perderás grasa aunque mantengas tu peso corporal. Te verás mejor y te librarás de un peso extra. Y seguro que tus marcas te lo agradecen.

7. MEJORAR TU TÉCNICA

Muchas veces los malos gestos técnicos están ocasionados por falta de fuerza en alguno de los grupos musculares implicados en la carrera. Todos empezamos a pisar mal cuando nos fallan las fuerzas… Comenzamos a utilizar más los grupos musculares en los que tenemos más fuerza para auxiliar a los que están agotados. Si no le pones remedio, aumentan los desequilibrios y se consolida el mal gesto técnico.

8. PREVENIR LA OSTEOPOROSIS

Hacer ejercicio físico es la mejor manera de prevenir esta enfermedad que ataca especialmente a la población femenina tras la menopausia. Aunque los últimos estudios parecen demostrar que el entrenamiento de fuerza resulta más adecuado que el de resistencia…

9. NO CORRER MÁS DE 5 DÍAS

A no ser que seas atleta profesional, no deberías correr más de 5 días por semana… ¿por qué no aprovechas para ir al gimnasio y probar otra cosa? Así te quitas “el mono” de deporte y evitas las sobrecargas que produce correr todos los días de la semana.

10. TE DIVERTIRÁS

Si piensas que el gimnasio es aburrido es porque nunca lo has probado o porque no has hecho entrenamientos adecuados. Prueba los entrenamientos en circuito, las clases colectivas y muchas otras alternativas para realizar entrenamientos entretenidos y efectivos. Verás cómo termina gustándote.

Fuente: Runners.es