ua

Seis indicadores de fracaso en tu “operación bikini”

Si has decidido cambiar tu vida transformando tu cuerpo, enhorabuena. Te apoyamos, y estamos seguros de que lo vas a lograr. Sin embargo, ¿llevas ya un tiempo, pero no mejoras ni adelgazas?

Siempre seremos partidarios de que te esfuerces por adelgazar o mejorar tu forma física de manera saludable, pero no debes obsesionarte.

En muchas ocasiones, nos pilla el toro o estamos muy motivados y queremos resultados ya, y nos alejamos de la salud con locuras para perder unos gramos más.

Nuestro mejores consejos es que escuches a tu cuerpo debido a la llamada fatiga adrenal ya que puede arruinar tu entrenamiento. En el mundo en que vivimos, todo es competir, trabajar muchas horas y realizar entrenamientos de alta intensidad para “desfogarse” o porque, en teoría, se adelgaza antes

Este tipo de fatiga no siempre se nota, pero estos son algunos síntomas que indican que deberías relajarte.

1.- Estás arrastrada: Supuestamente, el entrenamiento debería representar un subidón de energía. Si te ocurre lo contrario y te cuesta incluso levantarte de la silla, deberías plantearte bajar el ritmo o tomarte unos días de descanso.

2.- Siempre estás cansada: Si siempre tienes sueño o sueñas con una siesta, quizá has superado los límites. Cuenta las horas que duermes y observa cómo te sientes. Si tras dormir siete u ocho horas sigues por los suelos, tómate unos días de descanso.

3.- Te cuesta solucionar los problemas: Otro síntoma de que te estás pasando es encontrarte superada si, en el trabajo, tienes que realizar varias tareas a la vez, o te cuesta concentrarte hasta para los trabajos más simples.

4.- Notas la mente nublada: Si te cuesta pensar con claridad y tienes memoria de pez, es porque tu entrenamiento está afectando a tu mente.

5.- Te pones enferma más de lo normal: Si antes no solías enfermar o solo te resfriabas una o dos veces al año, y ahora no levantas cabeza y no te separas del pañuelo, tu cuerpo ha tocado fondo y tus defensas han descendido.

6.- Te recuperas peor de las enfermedades: Parece que tu último resfriado no se quiere separar de ti. Creías que te habías recuperado pero no, aunque estás mejor, sigues encontrándote mal. De nuevo, el sobreentrenamiento ha influido en tu sistema.

Ahora bien, aunque siempre es bueno descubrir los síntomas, ¿qué debes hacer si te acabas de dar cuenta de que ya has llegado a este punto? Pues esto es lo que deberías hacer para recuperarte y volver a darlo todo otras vez.

1.- Descansa por un día.

2.- Sal a dar un paseo en lugar de ir a entrenar.

3.- Prueba una clase de yoga.

4.- Prueba a dar alguna clase de meditación.

5.- Practica la respiración consciente.

6.- Intenta dormir siete horas como mínimo.