entrada3

¿QUÉ DEBEMOS HACER PARA DEJAR DE SER CONSIDERADOS SEDENTARIOS?

Que el sobrepeso y la vida sedentaria son la principal epidemia de este siglo ya dejó de ser una novedad en los países occidentales. Contrarrestarlo, aunque a veces nos parezca casi imposible, no lo es. Debemos saber que si modificamos o incorporamos pequeños hábitos cotidianos nuestras vidas cambiarán a mejor.

Intentaré explicar dónde está el límite o la línea divisoria que indica la salida del sedentarismo en contrapartida de una persona activa y saludable que colabora con la mejora de las estadísticas negativas que la Fundación Española del Corazón publica año tras año. Sabemos por ejemplo que las enfermedades cardiovasculares y los infartos de miocardio llegan a causar en el mundo, 17,5 millones de muertes al año, tantas como el SIDA, la tuberculosis, la malaria y la diabetes, más que todas las variantes del cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas juntas. Solo en España en la actualidad las enfermedades cardiovasculares se cobran alrededor de 125.000 vidas sin contar con los casi 5 millones de hospitalizaciones que se producen por causas de índole relacionada…bajar esas terribles estadísticas sólo dependerá de nosotros mismos.
Comparto con la Organización Mundial de la Salud su consideración de que al día y como mínimo, deberíamos realizar 30 minutos de actividad física moderada para dejar de ser considerados sedentarios. El problema aparece a la hora saber que considera la OMS como actividad física. Por suerte para todos, el único requisito a cumplir es el movimiento físico de manera continua. Cualquier actividad que respete ese mínimo puede valernos. Las actividades mas comunes como andar, correr, nadar o pedalear son ideales pero de la misma manera nos puede valer bailar, patinar, saltar, remar o incluso jugar con tus hijos o realizar las tareas del hogar. Eso si, recuerda que el único requisito a cumplir es realizar la actividad (hagas lo que hagas) de manera continuada.
A la hora de cuantificarlo las calorías que debes quemar para mantener, perder o aumentar tu peso, existen diferentes fórmulas que lo valoran, pero según mi punto de vista hay una fórmula interesante de la nutricionista Mónica Maza, quién aclara que sin ser una ciencia exacta debido a los muchos parámetros que deben tomarse en cuenta, se puede aproximar bastante a las necesidades individuales de cada uno.
En el caso de las mujeres se debe multiplicar su peso por 23, en el caso de los hombres, el peso se multiplicará por 25.
A partir de esa cifra y según el resultado obtenido independientemente del sexo, existen algunas variantes que debemos tener en cuenta:

Por ejemplo: si tienes menos de 25 años sumamos 300 calorías al resultado. En cambio si tienes entre 45 y 55 años restaremos 100 calorías al resultado pero si tu edad asciende entre los 55 y 65 años restaremos  200 calorías y si tienes más de 65 años llegaremos a las 300 calorías menos.

Con el resultado anterior obtenido, analizaremos una segunda premisa: si realizas una vida sedentaria o con poco nivel de actividad física el resultado no se modificará, pero si realizas actividad física leve como puede ser caminar 15 minutos o realizar tareas del hogar, súmale al resultado anterior 100 calorías más.
Si la actividad realizada es moderada, como puede ser ir al gimnasio o bailar tres veces por semana, le sumaremos al resultado anterior 200 calorías y si realizas actividad física intensa, al resultado anterior las calorías sumadas alcanzarán las 300.

Con estos cálculos sabrás cuántas calorías necesita tu cuerpo para mantener su peso ideal, adelgazar o incluso subir de peso si es necesario.

Sabiendo la actividad que debemos realizar y la cantidad de calorías que vamos a quemar, mi recomendación para que el combo sea perfecto es poder controlar todo de una manera simple y efectiva y para ello: la nueva joya de Fitbit. Además de todas las prestaciones de este tipo de monitores, el Charge HR incluye sensor de control cardíaco que hace que toda la información obtenida sea de una gran fiabilidad.

Tenemos todo para vernos, sentirnos y estar mejores que nunca. Cambiemos todos juntos esas crueles estadísticas y empecemos a ser personas activas.

Autor: Martín Giacchetta