manos

¿Por qué transpiran las manos?

Por estrés, aumento de la temperatura corporal, problemas hormonales… Aquí encontrarás las causas de esta incómoda sensación.

La sudoración de las manos puede ser una respuesta fisiológica del cuerpo, además de psicológica. Las manos pueden transpirarnos al ir a una entrevista de trabajo y sentirnos juzgados (por vergüenza, preferimos esconder las manos “mojadas” al saludar), al acudir a una cita que nos inquieta, al someterse a un examen o responder a algún estímulo estresante, etc.

El sistema nervioso simpático envía sudor a las palmas de nuestras manos cuando estamos en una situación tensa o cuando practicamos deporte. Ambos casos tienen algo en común: el incremento de la adrenalina. Según la doctora María Alejandra Rodríguez Zía, especialista en endocrinología (UBA), “cuando la adrenalina aumenta, el sistema nervioso periférico se activa y las manos, plantas de los pies y axilas reaccionan. Otros neurotransmisores activan el sudor de nuestras glándulas sudoríparas, pero la reacción inicial es la adrenalina en nuestro cerebro y el sistema nervioso central”.

Otra reacción habitual es el aumento del ritmo cardíaco y la aceleración del pulso. El mal funcionamiento del sistema nervioso también puede provocar sudor en las manos, con independencia de las circunstancias. Esto también hay que tenerlo en cuenta. La hiperhidrosis es un exceso de sudoración, sobre todo en pies y manos, sin causa aparente, que no obedece a una subida de la temperatura externa ni a la práctica de ejercicio, sino que aparece porque sí y, por lo general, por la noche. Cuando esto sucede, debemos consultar a un especialista.