3_Gisele_boxing

Nunca tires la toalla. 10 consejos para mantener la motivación

 

La motivación es una herramienta básica para luchar contra el sedentarismo, puesto que, como ocurre en todas las actividades, cuando no tenemos un objetivo y no nos resulta agradable, acabamos abandonando.

Encontrando un motivo, podemos ver las cosas desde otra perspectiva, es decir, que con motivación para practicar deporte a diario, será más probable que el ejercicio físico nos haga sentir bien y tengamos ganas de seguir con él.

La mayoría de las personas que abandona el entrenamiento lo hace por aburrimiento o porque carece del incentivo necesario. Por ello, a continuación te damos diez consejos para seguir motivándote y no tirar la toalla.

  1. Diagnosticarse a uno mismo. valorar nuestros hábitos, nuestro cuerpo y su funcionamiento. Si determinamos que debemos mejorar nuestra capacidad física y cambiar algunos hábitos, como el sedentarismo, estamos dando un primer paso hacia el éxito.
  2. Establecer metas viables. Muchas personas pasan horas y horas en el gimnasio para bajar 3 kg en un día. Hay que ser realistas: ¡no es posible! Lo peor es que, ante una meta inalcanzable, nos desmotivamos y queremos abandonar la práctica del deporte. No obstante, con paciencia y constancia en el entrenamiento se consiguen grandes cambios tanto en nuestro organismo como en nuestros hábitos y esquemas mentales.
  3. Conocerse. Es bueno conocer los beneficios que aporta el ejercicio físico para querer realizarlo y aprovechar sus ventajas.
  4. No caer en el sobreentrenamiento. Si entrenamos más de lo que el cuerpo nos permite, pronto nos desilusionaremos porque lo único que conseguiremos será rendirnos antes de tiempo por el cansancio absoluto. Por esta razón, nuestra rutina de ejercicios debe ajustarse a nuestro estado físico y nuestras necesidades. Consulta siempre a un entrenador cualificado.
  5. Registrar el progreso. Cuando empecemos a disfrutar del entrenamiento, nos gustará ser conscientes de nuestro progreso y, para ello, llevar un registro de la mejora resulta gratificante (por ejemplo, antes corría 2 km, y ahora, 5 km; antes tenía un 30 % de grasa corporal, y ahora, un 27 %).
  6. Divertirse entrenando. Si eres de los que necesita humor para no aburrirse entrenando, búscalo. Elige la actividad y la frecuencia para practicarla que más te convengan. Cada actividad genera un efecto distinto según las preferencias de cada persona. Solo tienes que probar y después elegir.
  7. Darle variedad. No tienes por qué hacer siempre lo mismo: la rutina acaba por cansarnos y aburrirnos. Te recomendamos que elijas tu actividad preferida, pero que la combines con otras clases o deportes. De este modo, además de obtener resultados distintos por trabajar de otras maneras, la novedad te motivará.
  8. Accesorios útiles. El podómetro u otros dispositivos que te ayuden a practicar deporte pueden resultarte muy motivadores. Por ejemplo, conociendo la cantidad de pasos que hemos dado y las calorías que hemos quemado, estaremos satisfechos de nuestro trabajo y querremos superarnos en la próxima sesión.
  9. Socializarse con el entrenamiento. A muchos nos gusta practicar deporte en compañía, y realmente, hacerlo con otras personas es fundamental para combatir el aburrimiento y tener la posibilidad de crear y mantener amistades.
  10. Visualizar la meta alcanzada. Imagínate lo que sentirás en el momento que logres tu meta y tendrás más ganas de alcanzarla. Los objetivos pueden variar entre deportistas, pero son igualmente importantes para seguir entrenando y no dañar nuestra salud.

Naturalmente, existen miles de razones diferentes para comenzar a hacer ejercicio regularmente, pero conocerlas nos servirá para potenciar los resultados positivos que genera la actividad física.