Gain-Urban-400

Nos sobran los motivos para pedalear

El ciclismo es una de las actividades físicas más completas (seguramente lo hayas comprobado en tus carnes). Con motivo del Día Mundial de la Bicicleta, te explicamos varios factores relativos a la seguridad que deberías tener en cuenta antes de comenzar a dar pedales.

El ciclismo es genera numerosos beneficios. Además de ser entretenido e ideal para practicar con pareja, amigos o familia, es un medio de transporte ecológico y económico. Antes de subir a la bicicleta, no olvides que la bicicleta es un vehículo y, por consiguiente, el ciclista debe respetar las normas de tráfico aplicables igualmente a los demás conductores.

En el Día Mundial de la Bicicleta, te informamos sobre las normas de seguridad básicas y los beneficios que este deporte te aporta. Dicho esto, ponte el casco, ¡y a dar pedales!

Cuidarse a uno mismo y a los demás

  • Tu bicicleta debería corresponder a tu tamaño y tu edad.
  • Comprueba que los frenos funcionen y que la presión de las ruedas sea la adecuada.
  • Monta luces y reflectores delante y detrás para ser más visible.
  • Utiliza ropa reflectante, casco y guantes, así como luces delantera y trasera para la bicicleta, de modo que seas más visible para peatones y conductores.
  • Procura no subirte a la bicicleta por la noche.
  • Cumple todas las normas de tráfico, incluidas señales, semáforos y delimitaciones de carriles.

Beneficios para la salud

  1. Fortalecer. Según un estudio del Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte (DSHS), las personas padecen dolor de espalda, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares, pueden disfrutar de años de buena salud si utilizan más la bicicleta.
  2. Reducir las probabilidades de sufrir un infarto. Según los especialistas, el ciclismo disminuye en más de 50 % las probabilidades de sufrir cardiopatías. Cuando das pedales, la frecuencia cardiaca aumenta y la presión arterial disminuye; el colesterol perjudicial disminuye y los vasos sanguíneos se flexibilizan.
  3. Perder peso. El ciclismo ayuda a quemar calorías. Cuanto más tiempo montes en bicicleta, más ejercicio estarás realizando y más probable será que adelgaces.
  4. Proteger las articulaciones. Dedicando unos minutos diarios a la bicicleta, darás salud a tus articulaciones, sobre todo a las rodillas. A diferencia de la carrera a pie o los saltos, en el ciclismo, el sillín amortigua alrededor del 80 % del peso corporal, por lo que las articulaciones y cartílagos no necesitan trabajar con grandes cargas.
  5. Aliviar el dolor de espalda. El ciclismo es perfecto para las personas que padecen dolores de espalda, ya que fortalece y protege la columna vertebral de los golpes. Con una postura correcta (el torso inclinado hacia adelante), se alinea la musculatura de la espalda.
  6. Reforzar el sistema inmunitario. El ciclismo repercute de manera positiva en el sistema inmunitario, puesto que, con él, las células fagocíticas o comebacterias se activan de inmediato.
  7. Divertirse y sentirse realizado. La práctica del ciclismo produce endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad. Montar en bici es una forma magnífica de conocer la ciudad y mejorar tu humor.
  8. Dormir mejor. Según un estudio que llevó a cabo la Universidad de Medicina de Stanford, la práctica del ciclismo estabiliza el ritmo biológico del organismo y disminuye los niveles de cortisol, hormona relacionada con el estrés que además perjudica al sueño profundo.
  9. Transportarse de manera eficaz y ecológica. La bicicleta no necesita combustible porque utiliza la energía generada por los pedales. Asimismo, no emite ruido y ayuda a reducir los niveles de monóxido y dióxido de carbono, hidrocarburos y otras partículas que favorecen la polución.
  10. Cuidar el corazón. Preservar la salud cardiovascular es un beneficio incalculable. Quemando calorías, reduciendo el colesterol y eliminando grasas perjudiciales, se eliminan sustancias que pueden hacerte engordar y repercutir negativamente en la salud general de tu cuerpo y corazón.