170719_UNLIKEANY_MB_MC_PRM

Mejora tu postura siguiendo estos simples pasos

Mantener una postura erguida incrementa la energía y repercute en nuestra imagen. En este artículo, te ofrecemos varios consejos para conseguirlo.

Con una buena postura corporal, reducimos los dolores, nos preparamos para afrontar jornadas llenas de actividades y aumentamos nuestra energía. Además, mejoramos nuestra imagen, ya que una espalda recta estiliza y mejora la presencia.

A continuación, enumeramos una serie de cambios que debes realizar si quieres mejorar tu postura sin grandes esfuerzos.

– Muévete al menos una vez cada hora. Si trabajas sentada o de pie, sin caminar, debes mover los brazos, las piernas, los hombros, el cuello, la cintura y las rodillas. Con tres minutos de ejercicio cada hora, notarás la mejora.

– Si crees que tu mala postura está vinculada a presiones y exigencias del trabajo, camina como mínimo 20 minutos a diario. Si puedes, hazlo por lugares verdes. A la vez, realiza respiraciones profundas y moviliza los hombros y el cuello. Notarás que tu postura y tu actitud mejoran a la par.

No cargues demasiado peso en el bolso. Las mujeres solemos llevar en el bolso un sinfín de cosas innecesarias. Al final del día, revisa tu bolso y descarta varios objetos para descargarte.

– Si trabajas mucho tiempo delante del ordenador o en un centro de llamadas, intenta mantener la cabeza levantada, y la barbilla, paralela al suelo. Por otro lado, trata de que tus orejas no adelanten a tus hombros. No olvides que el borde superior de la pantalla debe estar a la altura de tus ojos.

Si tienes que buscar continuamente material de trabajo, colócalo en un estante a la altura de tu pecho. De este modo, no tendrás que agacharte ni estirarte.

– Para levantar peso, recuerda que siempre debes realizar el esfuerzo con las piernas, en lugar de con la espalda. Es imprescindible doblar las rodillas y no arquear la espalda.

– Duerme de lado o boca arriba. Si duermes de lado, coloca una almohada fina entre las piernas y abraza la almohada más gruesa. Para dormir boca arriba, la almohada debe ser fina. Asimismo, puedes ponerte otra debajo de las rodillas. Intenta no dormir boca abajo.