001003691

Los beneficios de caminar a diario

Si no tienes posibilidad de caminar durante el día, puedes cambiar el ascensor por las escaleras o hacer los recados del día andando en lugar de utilizar el coche.

Un estudio publicado recientemente revela que, para mantener una buena salud, hay que dar todos los días entre mil y diez mil pasos.

Pero, ¿qué beneficios obtenemos caminando? Caminar no solo adelgaza, sino que además activa la circulación (evitamos las varices) y tonifica la musculatura de las piernas. Por otro lado, reduce el riesgo de padecer hipertensión, previene la diabetes y tiene efectos favorables sobre el colesterol. Además de todo esto, relaja y despeja la mente.

Intenta no caminar en posición encorvada o mirando al suelo; intenta fijarte en tu manera de caminar un día y mejórala. Al fin y al cabo, nuestra forma de caminar es lo primero que se ve a lo lejos, e incluso se puede distinguir a las personas por sus andares.

¿Es ideal caminar con zapatillas de deporte? Pues bien, la respuesta es . Y con una plantilla confortable y suela de goma, para no resbalar.

Si te falta tiempo para caminar durante el día o dar un paseo, una opción es ir al trabajo a pie, sin prisa, y utilizar las escaleras en lugar del ascensor.

Trata de beber bastante agua para evitar la retención de líquidos; utiliza crema hidratante a diario si caminas bajo el sol, y no olvides que en los días nublados de verano también quema el sol y debes usarla.

Asimismo, tu estado de ánimo mejorará y tu día a día será más llevadero, ya que te sentirás mejor con cada paso.

Del mismo modo, el simple hecho de realizar una leve caminata fortalece nuestro corazón, reduciendo considerablemente las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares. Se ha demostrado que las enfermeras (caminan mucho) sufren un 35 % menos de complicaciones cardíacas que una mujer sedentaria de la misma edad.

Se ha comprobado también que caminar es realmente beneficioso para el cerebro, ya que el hecho de caminar a diario mejora la función cognitiva en gran medida. Por lo general, para las personas de la tercera edad supone reducir el riesgo de padecer complicaciones cerebrales.

Aunque parezca increíble, una caminata diaria (alrededor de 30 minutos cada día), previene de manera significativa la diabetes de tipo 2. Se ha comprobado que el riesgo de padecerla desciende en un 58 %.

Asimismo, mejora la resistencia cardiorrespiratoria, puesto que aumenta la resistencia pulmonar. Esto hace que los pulmones estén más sanos y fuertes, y resistan mejor a las infecciones víricas.

La depresión también se ve influida por los paseos diarios, ya que se alivian sus síntomas. 

Por último, caminar reduce el riesgo de padecer cáncer de colon y mama porque las caminatas mejoran la digestión, evitando que se acumule materia fecal y alimentos que no han terminado de digerirse.