Dientes

Los 4 alimentos que pueden dañar el esmalte de tus dientes

Puesto que numerosos alimentos que deterioran el esmalte dental forman parte de nuestra dieta cotidiana, es esencial cepillarse los dientes en los 30 minutos posteriores a su ingesta.

El esmalte de los dientes es una delgada capa que está formada por una densa red de cristales de hidroxiapatita (el mineral más sólido del cuerpo humano), calcio hidratado y fosfatos. Estos le proporcionan la capacidad de fortalecer las piezas dentales y constituyen una barrera protectora contra los microorganismos que intentan colonizar dichas piezas.

Sin embargo, es un componente bastante delicado ya que, una vez deteriorado, no se regenera. Lo más inquietante es que con el paso de los años es inevitable que se desgaste, sobre todo si se expone de manera continuada a las sustancias que contienen determinados alimentos y medicamentos.
Puesto que es fundamental conservar el esmalte para gozar de una buena salud bucal, lo más conveniente es mejorar los hábitos higiénicos y moderar la ingesta de ciertos alimentos.

Como sabemos que muchas personas desconocen de qué alimentos se trata, a continuación hemos elaborado una recopilación con los cuatro principales.

1 Café: Aunque el café está delicioso y es indispensable para comenzar la mañana con la mejor energía, su consumo en el tiempo puede repercutir negativamente en la salud dental.

Dado que la tierra donde se cosecha suele ser algo ácida, este producto puede debilitar el esmalte dental.
Por otro lado, su color característico puede influir en la pérdida de blancura y la aparición de antiestéticas manchas.

Por ello, se aconseja minimizar su consumo diario y, en su lugar, beber más agua.

2 Salsa de tomate: Aunque es un complemento ideal para numerosas recetas, si se consume en exceso puede dañar la dentadura. Contiene una concentración elevada de sustancias ácidas que pueden disolver el esmalte protector e incrementar el riesgo de contraer infecciones bacterianas.

Si se consume, a continuación es aconsejable comer salmón, cerdo o huevos para reducir el debilitamiento causado.

3 Pan: El pan y otros productos panaderos contienen hidratos de carbono e ingredientes refinados que reducen el esmalte de las piezas dentales. Impiden que la saliva se neutralice y, con el paso del tiempo, la sensibilidad dental aumenta, así como el deterioro de su capa exterior.

4 Zumos cítricos: No se puede negar que los zumos elaborados a partir de cítricos son muy recomendables dentro del campo de la alimentación saludable. Sin embargo, es fundamental saber que, si se consumen en exceso, pueden acelerar el deterioro de la capa protectora de los dientes.

Su naturaleza ácida aumenta la sensibilidad y puede ser decisiva en el desarrollo de infecciones como la caries. A fin de evitar estos efectos, conviene combinarlos con agua u otras hortalizas que no sean nocivas para los dientes.