naranja

La naranja, alimento completo como pocos

 

Además de ser rica en vitamina C, beneficiosa para la producción de colágeno, la naranja contiene minerales, fibra y otras vitaminas, así como bioflavonoides, cuyas propiedades son anticancerígenas.

Es comúnmente conocido que la naranja es uno de los alimentos más ricos en vitamina C. Pero, ¿somos conscientes de todos los beneficios de esta vitamina? ¿Qué otros nutrientes aporta la naranja?

Más de una vez habréis oído decir que la naranja ayuda a curar el resfriado o que incluso que lo evita. Diferentes estudios han demostrado que esto no es del todo cierto, pero sí se ha comprobado que la vitamina C es fundamental para que nuestro sistema inmunitario funcione correctamente, además de ser un nutriente esencial, indispensable para crecer y desarrollarnos con normalidad, pues participa en múltiples procesos del organismo.

¿Cuáles son los efectos beneficiosos de la vitamina C?

  • Es un potente antioxidante que limita el daño provocado por los famosos y odiados radicales libres, causantes del envejecimiento.
  • Influye en el crecimiento y la reparación del tejido conectivo, ayudándonos, entre otros, a mantener la piel más suave y fabricar colágeno.
  • Facilita la prevención de enfermedades degenerativas.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

La vitamina C posee otras muchas funciones y efectos, pero no podemos citarlos todos. Además, preferimos no destacar solo la importancia de la vitamina C para el consumo de naranjas, pues estas contienen otros nutrientes igualmente necesarios.

Las naranjas contienen ácido fólico, vitamina necesaria para el correcto funcionamiento del corazón y esencial para evitar problemas en el futuro bebé en el caso de las mujeres embarazadas.

También son ricas en bioflavonoides, elementos con propiedades anticancerígenas comprobadas. Algunos de ellos, como la hesperidina, protegen los capilares sanguíneos, ayudando así al tratamiento de varices y hemorroides. Cabe destacar que estos nutrientes se encuentran en el epicarpo de la naranja, la capa blanca que hay entre la corteza y la pulpa.

Son fuente de elementos esenciales como el calcio, el potasio y el magnesio, importantísimos para que nuestro organismo funcione correctamente. Las funciones principales de estos elementos son tan numerosas que se requeriría un artículo para tratar cada uno de ellos. Todos conocemos el papel crucial del calcio en la formación y la estructura de nuestros huesos, la función vital del potasio para nuestro sistema cardiovascular o la importancia del magnesio para mantener la presión arterial a un nivel óptimo.

La naranja es también una fuente de fibra que nos ayudará a mantener una actividad intestinal adecuada y a prevenir el estreñimiento de una manera natural y sana.

Otras vitaminas presentes en esta fruta son la vitamina B6 y la vitamina A (también antioxidante), efecto que se une al de la vitamina C.

En resumen, se trata de uno de los alimentos más ricos en nutrientes y con más beneficios de toda nuestra dieta. Si a esto le sumamos su agradable sabor y el hecho de que podemos consumirlas prácticamente todo el año gracias a sus innumerables variedades, ¿acaso conocéis un postre mejor?