OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La hora de la agricultura ecológica

Desde hace ya mucho años intento transmitir a cada uno de mis alumnos, familiares y amigos, la importancia de hacer actividad física y de comer sano. Al hablar de comer sano, hablo de lo que todo el mundo sabe: evitar fritos, bollería industrial, refrescos, alcohol, café, carnes rojas, quesos, dulces e ingerir fruta, verduras, pescado, pollo, arroz, pasta, legumbres, frutos secos e infusiones. La lista de consejos podría ocuparnos todo el post pero insisto, poca cosa nueva encontraríamos ya que la información al respecto es conocida por todos y llega a la velocidad de un clic a la mano de cada uno de nosotros.

Sin embargo mi preocupación desde hace un tiempo empezó a cobrar mayor importancia cuando veía que los resultados de mis alumnos llegaban más lentos y en algunos casos con menor calidad. Por ejemplo: aún consiguiendo el peso ideal y masas musculares tonificadas aparecían retenciones de líquidos, grasas localizadas, celulitis o niveles de colesterol que no guardaban relación con nuestro entrenamiento ni con la alimentación que mis alumnos llevaban a cabo.

Investigando un poco sobre los motivos me empecé a interesar por la agricultura y alimentación ecológica (también llamada Bio, Biológica u Orgánica) que al juntarlas a unas nociones muy básicas de la Medicina China me llevaron a la conclusión, que los inconvenientes en muchas ocasiones provenían de la calidad de los alimentos que ingerimos . No estoy hablando de comida rápida o símiles que de sobra sabemos que son basura, hablo de frutas, verduras, pollo o pescado, comida que a priori deberían ser excelentes y sin embargo, la calidad de sus nutrientes se ve afectada debido a la falta de criterio y control en las formas adoptadas para su cultivo o cría. Está claro que no toda la fruta, verdura o carnes convencionales son de mala calidad, pero si es cierto que debemos leer cada vez más las etiquetas para conocer su origen y contenido del producto y de esta manera garantizar la calidad del mismo.

Mis recomendaciones nutriconales a mis alumnos a día de hoy se parecen en mucho a las de antes pero sin olvidarme de algunos matices muy importantes:

– Al ingerir frutas y verduras asegúrate que sean de cultivo de temporada y de buena calidad ya que tendrás garantías de ingerir todos los nutrientes necesarios para cada época del año.  Al ingerir productos de temporada no solo nos estamos beneficiando a nosotros mismos, también estamos ayudamos al desarrollo y mantenimiento local de nuestra agricultura.
Reduce el consumo de carnes rojas y aumenta la ingesta de pollo o pavo pero infórmate sobre su la alimentación y modo de vida antes de comprar cualquier producto de origen animal.
Ingiere pescado al menos 3 veces por semana pero recuerda que los peces de origen salvaje para beneficiarte de sus nutrientes y en la medida de lo posible elige peces pequeños para garantiza a tu organismo una ingesta mínima de metales pesados.
– El arroz y las pastas deben siempre integrales debido a su alto contenido en fibra y además te favorecerás de un menor proceso de elaboración.
El agua que bebas debe ser mineral o filtrada.
– Ingiere un puñado de frutos secos naturales cada día. Puedes ingerir cualquiera de ellos aunque los de mejor calidad son los anacrados y las nueces.
– Puedes darte el gusto de beber un refresco, una cerveza o una copa de vino pero intenta que sean Bio. Por suerte el mercado nos ofrece cada día, más productos de este tipo.
– Bebe té Bancha tres veces al día.
– Ingiere semillas de todo germinadas o molidas en las ensaladas o en tus desayunos.
– Bebe Zumos de fruta de estación naturales. Puedes empezar tu día con un zumo de limón mezclado con agua templada

La agricultura ecológica se diferencia de otros sistemas de producción agrícola en varios aspectos. Este tipo de agricultura favorece el empleo de recursos renovables y el reciclado en la medida en que restituye al suelo los nutrientes presentes en los productos residuales. Aplicada a la cría de animales, regula la producción de carne y aves de corral prestando particular atención al bienestar de los animales y a la utilización de piensos naturales. La agricultura ecológica respeta los propios mecanismos de la naturaleza para el control de las plagas y enfermedades en los cultivos y la cría de animales, y evita la utilización de plaguicidas, herbicidas, abonos químicos, hormonas de crecimiento y antibióticos, así como la manipulación genética. Como alternativa, los productores recurren a una serie de técnicas que contribuyen a mantener los ecosistemas y a reducir la contaminación.

¿Cómo se elaboran?

En la elaboración de estos productos hasta su llegada al consumidor no se utilizan conservantes, ni colorantes, ni métodos químicos, sino técnicas tradicionales como son el vacío, secado, el frío o las fermentaciones.
Comida biológica es un término que define los alimentos destinados al consumo que han sido producidos sin productos químicos y procesados pretenden contribuir no sólo a una alimentación más natural y nutritiva sino también a una producción más acorde con el medio ambiente, menos contaminante y que respete la biodiversidad.

Fuente: El Herbolario