Captura de pantalla 2016-04-17 a las 23.04.11

El Yoga no es solo para delgadas

A estas alturas ya estamos más que acostumbrados a ver a casi todas las modelos y celebrities en Instagram realizando las posturas de yoga más complicadas, en los porches de sus mansiones o en el atardecer de alguna playa paradisíaca. Es genial que promuevan el deporte pero con tanta “perfección” podemos perder de vista dos máximas importantes, el yoga es apto para todos los cuerpos y todos los bolsillos, y no siempre se practica para perder peso.

Estar en forma: ampliando el concepto

Justo cuando parecía que la fitspiration se nos iba definitivamente de las manos, movimientos como #selflovingyogis o #fatyoga demuestran que es posible ser flexible, fuerte y estar en forma también desde las tallas más grandes.

Jessamyn Stanley, profesora de Yoga y escritora (entre otras actividades relacionadas con una visión positiva del cuerpo), ya va por los 127.000 seguidores en su cuenta de Instagram y es un claro ejemplo de que ser atlética no siempre tiene que ser sinónimo de delgadez.

Y no es la única, Valerie Sagun, creadora de Big Gal Yoga, comentaba en L’Express (FR) que al principio de su andadura se sorprendió por la cantidad de mujeres corpulentas que practicaban y disfrutaban del yoga. Mujeres “invisibles” para la mayoría, ya que la imagen que se nos vende de los resultados del deporte suele ser muy distinta.

En las fotos que nos muestra Valerie no vamos a encontrar un antes y un después, porque no practica yoga para bajar de peso, pero si tiene otras motivaciones como sentirse bien, ganar en flexibilidad, estirar y tonificar los músculos, evitar los dolores de espalda, mejorar la respiración y calmar la mente, además de aprender a quererse y aceptarse.

Desmontando estereotipos

Cada cuerpo es un mundo y como se ha demostrado recientemente gracias a un revolucionario estudio científico un mismo alimento puede no engordar a una persona y hacerle ganar peso a otra. Al igual que se puede estar delgado llevando una vida sedentaria y comiendo mal, o tener sobrepeso haciendo ejercicio y siguiendo una alimentación saludable.

Ya se demostró hace años que el sedentarismo es más nocivo que los kilos de más pero aun así seguimos con la idea generalizada de que el único objetivo válido para hacer ejercicio es bajar de peso, olvidando a veces la importancia de vivir bien, con salud y autonomía, durante más tiempo.

También se suele acusar a las personas con sobrepeso de no cuidarse, de ser vagas o de estar así por no tener suficiente fuerza de voluntad. Reivindicar un yoga para todos los cuerpos es una forma de romper con estos prejuicios tan dañinos, que muchas veces conducen a la frustración y a que algunas mujeres abandonen una práctica que les aporta tantos beneficios, solo porque no es efectiva para cumplir con unos “cánones estéticos”.

Y quién dice yoga, dice cualquier deporte que nos guste, incluyendo el baile o simplemente caminar media hora a diario. Al fin y al cabo comer bien, mantenernos activas y amarnos tal y como somos es lo mejor que podemos hacer, tanto por nuestra salud física como por la mental, independientemente de lo que marque la báscula.

Una buena lección para aprender de estas maestras de los asanas… y de la vida.

Consulta nuestras los horarios clases de Yoga de nuestra escuela Lucia Liencres

Fuente: vitonica.com