Edulcorantes

Los edulcorantes no son lo saludables que imaginas

En las personas que ya padecen sobrepeso, pueden fomentar la acumulación de grasa.

Sustituir el azúcar por edulcorantes no es tan saludable como pueda parecer, tal y como demuestran los hallazgos de una investigación presentados en el encuentro anual de la Sociedad de Endocrinos. Esto se debe a que los edulcorantes reaccionan con el metabolismo, y lo hacen de tal modo que provocan la acumulación de grasa, sobre todo en aquellas personas que ya padecen sobrepeso.

Activación genética

El estudio empleó distintas estrategias para llegar a esta conclusión. En primer lugar, los investigadores estudiaron la sucralosa (edulcorante artificial) en células madre extraídas de tejido adiposo humano, utilizando una concentración en sangre parecida a la de un individuo que ingiere dos latas de refresco con azúcares artificiales. En el proceso, observaron una activación mayor de los genes relacionados con la producción de grasa y la inflamación.

Para el segundo experimento, se utilizaron muestras de grasa abdominal de ocho personas que habían consumido edulcorantes hipocalóricos. Los investigadores constataron un mayor transporte de glucosa en las células (lo que se traduce en la acumulación de azúcar en sangre), así como sobreexpresión de los genes productores de grasa, a diferencia de los individuos que no consumieron dichos edulcorantes.

Los científicos sospechan que la causa puede ser que los edulcorantes hipocalóricos parecen intensificar los receptores de sabor dulce en la grasa abdominal, y permiten que la glucosa entre en las células con más facilidad.

Recepción aumentada

Fundamentalmente, estos receptores están buscando dicha solución dulce, y los edulcorantes hipocalóricos, cuyo dulzor es muchas veces muy superior al del azúcar, cubren esa necesidad. Los científicos destacaron que las personas que consumen habitualmente edulcorantes artificiales presentaban una sobreexpresión del receptor de sabor dulce 2,5 veces superior a la de aquellas que no los consumen.

Por consiguiente, el cuerpo absorbe más cantidad de glucosa y esta entra en las células y en el torrente sanguíneo, elevando el nivel de azúcar en sangre del organismo. A menudo, este proceso provoca que se acumule grasa en el abdomen.

No obstante, este estudio es solo uno de los numerosos estudios que tratan de los edulcorantes artificiales. La comunidad científica todavía no ha determinado su relación con el aumento de peso ni su beneficio o perjuicio para la salud.