the-rock-under-amour-1

Cuerpo definido asegurado…si respetas estos 6 consejos

Conseguir un cuerpo definido supone un gran desafío. Acudir al gimnasio o realizar una rutina planificada de ejercicios no resulta fácil, pero el hecho de carecer de una estructura puede hacer que el entrenamiento no genere los resultados esperados y provocar desmotivación a corto plazo o, lo que es peor, puede provocar que se abandone el entrenamiento y se desperdicie el esfuerzo que nos empujó a empezar. ¿Cómo conseguir que el trabajo merezca la pena? ¿Se puede entrenar con éxito? La respuesta reside en los siguientes seis pasos:

  1. Marcarse un objetivo. Para alcanzar el éxito en el entrenamiento, lo primero es lo primero. Es necesario fijarse una meta. Quizá no recuerdes por qué empezaste a entrenar, pero seguramente fuera por alguno de los siguientes motivos: ganar fuerza o volumen, o adelgazar. Tal vez pienses que estos objetivos son independientes, pero no lo son, aunque sí es mejor destinar el esfuerzo solo hacia un objetivo cada vez.
  2. Series y repeticiones. Cuando sepas qué tipo de entrenamiento se adapta mejor a ti, debes elaborar un plan de series y repeticiones. Si quieres ganar fuerza, deberás realizar muchas series, pero con poco peso. Prueba con 6 series de 3 a 5 repeticiones cada una. Si lo que quieres es ganar volumen, realizar las tres series clásicas que comprenden de 8 a 12 repeticiones. Si buscas perder grasas, plantéate un número mayor de repeticiones.
  3. Elegir bien los movimientos. La selección y el orden de los ejercicios son esenciales para alcanzar el éxito en el entrenamiento. Como norma general, en primer lugar deberían realizarse movimientos más amplios y complejos al comenzar la rutina. Estos ejercicios son más difíciles de realizar y pueden acabar con parte de tu resistencia; por consiguiente, es mejor ejecutarlos sin cansancio. Reserva los movimientos más reducidos para después, y en último lugar, los ejercicios para el abdomen.
  4. Descansar siempre. Probablemente, el descanso sea uno de los factores a los que menos atención se presta en los planes de entrenamiento. Sin embargo, son realmente importantes para poder lograr objetivos. Por lo tanto, fíjate en el reloj cuando descanses en vez de fijarte en la chica de las mallas cada vez que se agacha. Los intervalos de descanso dependen de la fase de entrenamiento. Si tu objetivo es la fuerza máxima y la potencia, los descansos deben ser más largos (cerca de 2 minutos entre series). Si lo que quieres es ganar volumen, entre 45 y 75 segundos entre series. El entrenamiento metabólico depende considerablemente de que la frecuencia cardiaca sea elevada, por lo que es mejor evitar los descansos largos (lo ideal es que sean inferiores a 30 segundos).
  5. Respetar las normas antes de saltárselas. Cuando vas ganando experiencia elaborando tus propias sesiones, te das cuenta de que, en ocasiones, puedes saltarte determinadas normas, modificar algunos ejercicios, etc. Con independencia del objetivo (potencia, volumen…), siguiendo los consejos o directrices que te ofrecemos, podrás diseñar un plan que te ayude a cumplir objetivos y conseguir el cuerpo por el que estás trabajando tanto. Cuando hayas terminado el entrenamiento del día con éxito, podrás pedirle el número de teléfono a la chica de las mallas sin problema.
  6. Consejos de último minuto. No lo olvides: cuando las repeticiones disminuyen, las cargas deben incrementarse. Por este motivo, si realizas series de 3 repeticiones, el peso en la barra debería superar al que pondrías para 10 repeticiones. Si tu plan de entrenamiento incluye más de 24 series en total en un día, deberías revisarlo porque sin duda te estás centrando más en la cantidad más que en la calidad.